Las vacunas: nuestra mejor línea de defensa contra enfermedades infecciosas como el COVID-19

Las vacunas: nuestra mejor línea de defensa contra enfermedades infecciosas como el COVID-19

El impacto de COVID-19 ha impulsado un esfuerzo mundial por descubrir, desarrollar y brindar nuevas vacunas para ayudar a controlar la pandemia. Para junio de 2020 había cientos de candidatos a vacunas en los países en desarrollo en respuesta a los estragos que ha desatado un virus novedoso.

“Muchas personas que dieron por sentado el impacto preventivo de las vacunas ahora tratan de comprender más plenamente su capacidad para ayudar a proteger la salud pública contra enfermedades infecciosas como la influenza, la meningitis, la poliomielitis y muchas otras”, dice Thomas Triomphe, nuevo vicepresidente ejecutivo y Head de Vacunas de Sanofi.

“Es más importante que nunca que las personas entiendan mejor qué son las vacunas y cómo funcionan”.
Thomas Triomphe, Vicepresidente Ejecutivo Sanofi Pasteur

Las vacunas por dentro

Las vacunas instruyen al sistema inmunológico como identificar y eliminar los gérmenes que atacan el cuerpo humano. Las soluciones de vacunas contienen diferentes elementos relacionados con el patógeno objetivo, un “microorganismo” o “germen” que puede causar una enfermedad. Estos diferentes elementos pueden incluir patógenos completos que son atenuados (debilitados) o que están inactivados (esencialmente muertos). Algunas vacunas utilizan sólo porciones del patógeno, tales como proteínas en su superficie, que han sido aisladas y reproducidas. Hay incluso nuevas tecnologías en desarrollo que emplean sólo la codificación genética de la porción del patógeno.

 

“Hoy Sanofi está trabajando con dos tecnologías diferentes en su búsqueda de vacunas para COVID-19. La primera es una tecnología de proteína recombinante que utiliza, entre otros ingredientes, porciones de la ‘proteína de espiga’ ubicada sobre la superficie del virus. La segunda es una tecnología de ARNm que incluye la codificación genética de la proteína de espiga. Se espera en ambos casos que el cuerpo pueda ser capacitado para identificar más rápidamente el virus y combatirlo porque ya ha ‘visto’ y eliminado la proteína espiga, gracias a nuestras vacunas”, señala Triomphe.

Cómo funcionan las vacunas

En efecto, las vacunas esencialmente provocan que el sistema inmunológico reaccione como si hubiera un patógeno presente, pero sin causar enfermedad.

Durante casi 150 años, las vacunas han proporcionado altos niveles de protección, a veces con una sola inyección, utilizando virus enteros vivos atenuados, como en la vacuna contra la fiebre amarilla, que proporciona una protección del 99% contra la infección mortal. La viruela, una vez una enfermedad aterradora, ha sido erradicada gracias a este tipo de vacuna. Por otro lado, los virus vivos atenuados tienden a causar un mayor número de efectos secundarios que las nuevas tecnologías de vacunación, aunque estas reacciones suelen ser ligeras (cefalea o fiebre leve).

Las tecnologías más recientes pueden ofrecer una protección sólida, a la vez que se vuelven aún más tolerables. Un ejemplo es la vacuna antipoliomielítica inactivada, que proporciona casi el 100% de protección con una serie de vacunas. Este enfoque ha ayudado a relegar la poliomielitis a sólo un puñado de países alrededor del mundo, impidiendo que innumerables niños sufran esta verdaderamente horrible enfermedad.

Sin embargo, las enfermedades restantes contra las que los científicos todavía tratan de desarrollar vacunas son un mayor desafío, porque son causadas por virus más complejos y difíciles de prevenir.

Uno de estos virus es el VIH, el virus que causa el SIDA. El VIH muta drástica y rápidamente incluso dentro de una persona, haciendo que sea difícil para los científicos se enfoquen en alguna parte de este en el desarrollo de una vacuna. Para cuando el sistema inmunológico identifica el VIH, el virus cambió de forma tal manera que parezca “foráneo” de nuevo, luego continúa atacando a las células a tasas alarmantes, dejando al cuerpo vulnerable a la infección y sus consecuencias mortales.

Ciertas cepas de la influenza mutan con menos frecuencia que el VIH, pero todavía lo suficiente como para requerir la vacunación anual, a menudo con nuevas formulaciones para que coincidan con los tipos de virus específicos que circulan cada año.

“Afortunadamente, hasta ahora, los científicos han descubierto que el SARS-Cov2 responsable de la pandemia causante de la enfermedad de COVID-19 no muta con frecuencia ni de maneras que podrían hacer que el desarrollo de las vacunas sea más difícil. Esta es una de las razones por las que los científicos se sienten relativamente optimistas sobre el desarrollo de vacunas”, dice Triomphe.

 

Protección de poblaciones enteras

Una vez que los gobiernos aprueban nuevas vacunas para su uso, por lo general es importante vacunar a tantas personas bajo riesgo de contraer la enfermedad definida como sea posible, al igual que aquellos que todavía pueden transmitir la enfermedad.

“La amplia vacunación puede servir para favorecer el aumento de los niveles de inmunidad de toda una población. En otras palabras, cuando la gran mayoría de una población ha tenido la infección recientemente o ha sido vacunada, el patógeno no puede encontrar suficientes cuerpos que pueda infectar para sobrevivir, replicarse y seguir adelante. En un momento dado el virus muere, y es eliminado por una persona antes de que pueda encontrar a la siguiente,” explica Triomphe. Así es como las epidemias, incluso las pandemias, pueden disminuir más rápidamente o, en algunos casos, erradicadas.

¿Podría ser ese el destino final para SARS-Cov2? Aunque este es el anhelo miles de investigadores que ya trabajan en vacunas, es demasiado pronto para saberlo con certeza. Triomphe concluye: “Lo que es seguro en este tiempo inquietante es que la intervención potencialmente poderosa de las vacunas continúa siendo sin duda la mejor esperanza para devolverle el golpe a COVID-19”.